Cargadores y convertidores náuticos

En tu barco deberás llevar todo lo relacionado con electricidad para que a la hora de necesitarla tenerla en la mano. Los cargadores y convertidores náuticos siempre lo vas a requerir de una u otra manera, pues son un dispositivo utilizado para suministrar una corriente eléctrica necesaria, en sentido opuesto al de la corriente de descarga, a una batería o pila recargable para que ésta recupere su carga energética.

¿Cómo funcionan los cargadores y convertidores náuticos?

Con un cargador rápido podemos cargar nuestra batería en cuestión de 4 a 6 horas, mientras que con un cargador lento nos tardamos entre 12 y 24 horas. Esta diferencia de tiempo depende de la corriente que se utiliza para cargar, a mayor corriente, menor será el tiempo

Para que la carga sea efectiva el cargador debe proveer un voltaje superior al de la batería. La corriente suministrada a la batería descargada recurre para reponer el sistema originario presente en la batería, y una vez cargada, vuelva a funcionar de manera directa.

Tipos de cargadores y convertidores náuticos

  1. Sencillo: Trabaja haciendo pasar una corriente continua, no modifica su corriente de salida basándose en el tiempo de carga de la batería. Tarda en cargar la batería para evitar daños por sobrecarga, asimismo, puede llegar a ser inutilizable si se deja más de las horas previstas.
  2. Mantenimiento: Es un cargador sencillo que carga la batería despacio, pudiendo mantener la pila cargada sin riesgos de sobrecarga o calentamiento. Esta indicados para sistemas de alarmas o iluminación de emergencia.
  3. Universal: Su carga es completamente programable para cualquier tipo de batería y permitible para cualquier tipo de carga, sea convencional o rápida. El factor de potencia es unitario y su control de carga es preciso. Evita un incremento de la temperatura mientras se carga la batería.
  4. Con temporizador: La corriente eléctrica de este tipo se corta tras un tiempo determinado. El tipo de carga viene configurado para las pilas que posee, si se utilizan otras pilas de menor cantidad podrían sufrir sobrecargas. Por otro lado, si se cargan pilas con mayor capacidad solo quedarán cargadas parcialmente.
  5. Inteligente: la corriente de salida dependerá del estado de la batería. Este tipo de cargadores inspecciona el voltaje, la temperatura y el tiempo que llevará cargarse la batería, proporcionándole una carga adecuada al momento.

Debes buscar un cargador y convertidor rápido que logre usar un circuito de control de la propia batería para obtener una carga rápida sin causar daños a posterior en la pila. No inventes colocando pilas inadecuadas, en vez de cargar, dañarás la pila.

Patente y antifouling náutico

La patente y antifouling náutico es un material especializado para otorgarle la estética necesaria a alguna pieza de metal, madera o fibras de vidrio. Se utilizan para cuidar nuestras embarcaciones y prepararlas antes de emprender el viaje. Esta patente es perfecta para proteger nuestra embarcación de los desgastes que provocan los elementos químicos y de la corrosión por parte del agua. Son sumamente resistibles para todas las piezas que queramos recubrir. Es de suma importancia que optes por una pintura de estas, pues tu barco debe estar en perfecto estado antes de navegar.

Valor importante de adquirir Patente y antifouling náutico

Ninguna embarcación se encuentra a salvo del desgaste del mar, con estas pinturas conseguirás una perfecta conservación de tus embarcaciones que se hallen en condiciones deplorables para navegar, ellas se encargan de reparar cualquier daño poniéndolas listas para esta manipulación. Las patentes evitan que los organismos marinos se adhieran al casco. Existe una gran diversidad de pinturas ideales para proteger yates, veleros, lanchas y cruceros, basándose en sus piezas principales como hélices, ejes, flaps y motores.

Características de la Patente y antifouling náutico

  1. Se presentan en frascos con liquido inflamable, de 400ml
  2. Son de spray, fáciles de untar sin necesidad de rebosar brochas para esto.
  3. Están elaborados con un material sintético.
  4. Cubre cualquier superficie metálica del barco.
  5. Resisten a ambientes acuáticos, grasas, combustibles, etc.
  6. Resisten los rayos solares.
  7. Perduran en la superficie plasmada, sin necesidad de estar derrochando dinero cada año.
  8. Poseen diversos colores, para todo tipo de gustos.

¿Por qué comprar Patente y antifouling náutico?

  1. Garantizar la protección contra agentes externos, como rayos solares, agua salada, altas temperaturas, etc.
  2. Porque ahorramos tiempo en pintar nuestras estructuras.
  3. Son fáciles de manipular.
  4. Podemos personalizar nuestras estructuras metálicas a nuestro gusto.
  5. Evita la oxidación de cada una de nuestras partes.

¿Cómo aplicar Patente y antifouling náutico?

Antes de todo, debes limpiar la superficie para eliminar cualquier tipo de organismos adheridos al casco y productos químicos adheridos. Utiliza algún tipo de solución jabonosa y lijas si necesitas. Lava y seca buen los orificios que tenga el casco.

Una vez listo ese pasó, deberás utilizar la patente adecuada para proteger el casco. Debes pedir consejos, pues no todas las patentes son adecuadas para todos los cascos, elige la que vaya de acuerdo al tuyo.

Después de pintar y un buen secado, tu embarcación quedará lista para navegar y te aseguramos que protegida contra los elementos.